La Cesión de Crédito en la legislación venezolana - ASLEG Abogados
cesion de credito

La Cesión de Crédito en la legislación venezolana

La doctrina ha definido la cesión de crédito, como el contrato por el cual  el cedente o vendedor se obliga a transferir la propiedad de un crédito o una acción al cesionario o comprador, quien a su vez se obliga a pagar el precio en dinero o signo que lo represente. (Marín Antonio).  Por lo tanto, quien sea titular de un crédito podrá ceder o vender dicho crédito, transmitiendo el derecho a exigir el cumplimiento de la prestación debida.

El legislador venezolano no da una definición de la cesión de crédito pero del artículo 1549del Código Civil, se puede extraer su naturaleza jurídica, cuando la califica como una venta.

En consecuencia la cesión de crédito es un verdadero contrato de venta, con todos sus efectos y obligaciones respectivas. Sin embargo, tiene ciertas particularidades ya que en este contrato nos vamos a encontrar con un vendedor (que es el cedente), quien será sustituido por un comprador (que es el cesionario) y tenemos al deudor de una obligación originaria, que sigue siendo el mismo.

Por lo tanto tendremos un tercero que no forma parte de este nuevo contrato pero que de alguna manera se ve afectado, ya que ahora pasará a tener otro acreedor, razón por la cual, a pesar de que no se requiere su consentimiento para poder transferir la propiedad del crédito, sin embargo si se le debe notificar.

Evidentemente esta situación no se presenta en cualquier  contrato de compra-venta, por eso se hace necesario dictar normas especiales para lograr la interrelación de todos los sujetos involucrados directa e indirectamente en dicho contrato.

Perfeccionamiento del Contrato de cesión de crédito

La Cesión de Crédito se perfecciona con el sólo consentimiento pero para que surta efectos contra terceros debe notificarse al deudor. (Artículos 1549 y 1550 CC).

¿Quién debe hacer la notificación?

El legislador no señala quién debe hacer la notificación, por lo tanto ésta la puede hacer cualquiera de las partes, pero hay quienes consideran que quien tiene verdaderamente la obligación de hacer la notificación es el cedente pero por  otra parte, quien tiene el mayor interés en que el deudor sea notificado, es el cesionario, para garantizar que ese deudor le pagará a el.

¿Cuál es el plazo para hacer la notificación?

La ley no señala ningún plazo dentro del cual se deba hacer la notificación, simplemente se  limita a establecer la necesidad de hacerla y a señalar en que caso ésta no se requiere,  por estar implícita en  los documentos contentivos del crédito, como por ejem: la letra de cambio.

¿Cómo debe hacerse la notificación?

No existe ninguna formalidad para hacer la notificación, lo cual significa que cualquier forma que se utilice será válida, siempre y cuando se pueda demostrar su existencia.

¿Cuáles son las consecuencias de la omisión de la notificación?

Son dos las consecuencias de no hacer oportunamente la notificación:

  • Por una parte, si el deudor no es notificado y paga a su acreedor original, es decir al cedente, se libera válidamente y paga bien.  ( Art. 1551 CC).
  • Y por otro lado, si antes de la notificación, un acreedor del cedente practicara una medida de embargo sobre el crédito cedido, el cesionario no podrá hacerle oposición aunque pudiera demostrar que adquirió dicho crédito, sino que es necesario demostrar la notificación del deudor. Y lo mismo ocurriría, con respecto a las posibles acciones de los acreedores del cesionario. (Art. 1550 C.C)

¿Cuál  es el contenido de la Cesión?

De conformidad con el Artículo 1552 del Código de Procedimiento Civil, la cesión de un crédito comprende todos los accesorios de ese crédito, tales como las cauciones, privilegios o hipotecas.

En razón de que con la cesión solo hay una sustitución del titular del crédito cedido, éste se mantienen tal y como se encontraban antes de que se hubiera celebrado el contrato.

Por lo tanto, la cesión comprende tanto el crédito como sus accesorios. En consecuencia,  si un crédito está  garantizado con una prenda o hipoteca, al cederse estará acompañado de ésta garantía porque éstas son accesorios del crédito, por lo que siguen al principal, igual ocurrirá con la reserva de dominio, pacto de retracto, cláusulas penales, etc

Es necesario destacar que hay derechos accesorios que no se pueden ceder porque tiene un carácter personal para el cedente,  en este caso, estos quedarán excluidos de la cesión ya que el privilegio no corresponde al crédito en si mismo sino a la persona del cedente y si se hiciera, no solo se estaría cambiando la naturaleza del  privilegio sino que también se estarían violando normas de orden público.

Obligaciones del Cedente

El cedente tiene dos obligaciones principales:

  1. Garantizar la existencia del crédito: El cedente debe garantizar al cesionario que ese crédito sí existe, aun cuando no lo haya prometido expresamente.

El cedente no sólo debe garantizar que el crédito tiene existencia real, sino que además debe garantizar que ese crédito no ha prescrito o que no se ha extinguido  por cualquier motivo legítimo como podría ser por ejemplo la novación o  la compensación.

¿En qué casos el cedente queda relevado de la obligación de garantizar la existencia del crédito?

 Cuando exista acuerdo expreso al momento de la celebración del contrato, el cedente quedará relevado de esta obligación, sin embargo esto tiene como límite la mala fe del cedente, en cuyo caso será igualmente responsable, en virtud de ser nula la cláusula.

También puede quedar exonerado de esta obligación cuando la cesión se refiera a un crédito, derecho o acción de cuya existencia se tenga alguna duda y así se haya hecho constar en el contrato. (Art. 1553 CC)

  1. Garantizar la solvencia del deudor: En nuestra legislación, el cedente no responde de la solvencia del deudor, sino solo en el caso de que lo haya prometido expresamente. (Art. 1554 CC).

Incluso en el caso que se haya convenido expresamente, solo se extiende hasta la cantidad  que las partes hayan convenido en el contrato y en caso de no haber convenido nada, hasta por la cantidad recibida como precio.

Cuando el cedente se ha comprometido a garantizar la solvencia del deudor pero nada se ha convenido sobre la duración de esta responsabilidad, se presume que las partes la han limitado a un año, el cual se comenzara a contar a partir de la cesión, si el crédito ya está vencido, sino el año se comenzará a contar a partir de la fecha de vencimiento del término para hacer efectivo el crédito.

Y si se trata de una renta perpetua (ejem: la enfiteusis), la responsabilidad por la garantía dura diez años contados a partir de la fecha de la cesión. (Art. 1555 C.C).

Finalmente debemos destacar que, salvo esta regulación especial que atiende a las particularidades propias de la cesión de crédito, como contrato de venta que es (de lo cual no puede haber ninguna duda ya que el legislador se refiere a “venta o cesión” en el Art. 1549 CC), se deberán cumplir todos los requisitos existenciales propios de un contrato de venta y le será aplicable toda la normativa referida al contrato de venta.

Por AslegAbogados

Abog. Luisa Virginia Iglesias Ron

 

Compartir