El derecho hereditario en Italia

La legislación italiana prevé dos grandes instituciones en materia hereditaria, constituidas respectivamente por herencia y legado.

El heredero es la continuación de la personería jurídica del difunto y lo sucede en todas las relaciones activas y pasivas. En aras de limitar la responsabilidad, se prevé la aceptación de la herencia a beneficio de inventario. La herencia se constituye con la aceptación mientras que el legado se constituye automáticamente, es decir sin necesidad de aceptación. La regla en el legado es la de una sucesión a título particular en una determinada relación y el legatario no está obligado a pagar las deudas hereditarias (art.756 C.C.).

En ausencia de testamento se aplican a las diferentes instituciones los siguientes principios:

  • Si el difunto no era casado y no dejó hijos, lo suceden sus padres y sus hermanos y hermanas.

  • Si el difunto, sin cónyuge, dejó hijos, la herencia le corresponde a estos últimos.

  • Si el difunto deja un cónyuge, en ausencia de descendientes, ascendientes, hermanos y hermanas, la sucesión le corresponde íntegramente al cónyuge.

  • Si el difunto deja al cónyuge e hijos, al cónyuge, si hubiere un solo hijo, le corresponde la mitad de la herencia y una tercera parte en todos los demás casos. Los hijos se reparten en partes iguales el restante hereditario. La parte de un hijo fallecido a su vez, le corresponde a sus descendientes por estirpes (representación).

  • Si el difunto sin hijos deja cónyuge y ascendientes, las dos terceras partes de la herencia le corresponden al cónyuge y una tercera parte a los ascendientes.

  • En todo caso, el cónyuge tiene derecho de habitación sobre la casa destinada a domicilio conyugal y de uso sobre el moblaje que la equipa, si fueren propiedad del cónyuge o de la comunidad de gananciales.

  • La pareja de una unión registrada o no registrada no tiene derecho a la sucesión, en cuanto el derecho italiano no reconoce las uniones extramatrimoniales. El derecho italiano no concede automáticamente el derecho de sucesión a la pareja superviviente, la cual podrá suceder solo por disposición testamentaria.

  • El derecho italiano prevé la cuota de la legítima a favor del cónyuge del difunto y de sus ascendientes y descendientes.

En Asleg Abogados te prestamos asistencia en cuanto al procedimiento a seguir en la materia a través de la red de abogados que disponemos en Italia, y la asesoría necesaria online en la página Asleg Abogados en sus diferentes redes sociales.


Versión en Italiano

Deja un comentario