Derechos de los concubinos | ASLEG Abogados
derechos de los concubinos asleg abogados

Derechos de los concubinos

El artículo 75 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV) establece que El Estado protegerá a las familias como asociación natural de la sociedad y como el espacio fundamental para el desarrollo integral de las personas. Cuando esta norma de la Constitución utiliza la expresión “las familias” es porqué busca respetar la pluralidad familiar existente en la realidad, es decir, la organización de personas vinculadas que comparten sus vidas y entre ellas obviamente está la unión de hecho estable o unión concubinaria que representa la unión de un hombre y una mujer que conviven en pareja en una unión similar al matrimonio pero sin que se hayan unido mediante la celebración del mismo y es ésta una unión familiar tan a la par como el matrimonio.

Reconocimiento constitucional de las uniones estables de hecho por la constitución bolivariana de Venezuela

El artículo 77 la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela establece “Se protege el matrimonio entre un hombre y una mujer, el cual se funda en el libre consentimiento y en la igualdad absoluta de los derechos y deberes de los cónyuges. Las uniones estables de hecho entre un hombre y una mujer que cumplan los requisitos establecidos en la ley producirán los mismos efectos que el matrimonio”.
La unión de hecho estable o unión concubinaria constituye una de las instituciones familiares más importantes del Derecho de Familia a la par del matrimonio y la filiación.

¿Cuál es la unión entre dos personas admitida por la legislación venezolana como concubinato y que producirá los mismos efectos que un matrimonio?

El concubinato es un concepto jurídico que debe cumplir con los requisitos exigidos en el artículo 767 del Código Civil, y tiene como característica que se trata de una unión libre no matrimonial entre un hombre y una mujer solteros, viudos o divorciados, es decir, personas que no tienen impedimentos dirimentes para contraer matrimonio entre sí, caracterizada por la permanencia de la vida en común, y como esto es una situación de hecho, se requiere que esta relación sea calificada y declarada por un Juez y, una vez probada y reconocida esta unión por sentencia, se producen los efectos jurídicos y el concubino interesado podrá reclamar los derechos que le haya generado esta relación una vez que ésta haya terminado bien por separación de la pareja o bien por la muerte de alguno de los concubinos.

¿Qué debo probar ante el Juez para que declare la existencia de una unión estable de hecho?

Para reclamar los efectos de la equiparación con el matrimonio, la unión estable debe haberse declarado conforme a la ley, por sentencia definitivamente firme y para esto se requiere demostrar la permanencia y notoriedad de la relación, la cohabitación ya que, al contrario del matrimonio, que se perfecciona mediante el acto matrimonial, recogido en la partida de matrimonio, como en una unión estable de hecho no se tiene fecha cierta de cuándo comienza la unión estable, ella debe ser alegada por quien tenga interés en que se declare mediante características tales como:  la permanencia o estabilidad en el tiempo, los signos exteriores de la existencia de la unión, lo cual resulta de probar que en el grupo social donde se desenvuelve un hombre y una mujer se les reconoce como a una pareja que convive, que están unidos en una relación. Siendo imposible, tal como lo ha establecido la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, para que la relación estable de hecho produzca efectos jurídicos, la coexistencia de varias relaciones a la vez en igual plano.  Sin embargo, estas  uniones no son necesariamente iguales al matrimonio, de modo que pueden existir diferencia con algunos elementos, como por ejemplo, en lo que se refiere a la cohabitación, siempre que existan otras circunstancias que permitan determinar la existencia de una relación permanente.  En cuanto a la duración exigida para la calificación de permanencia, sirven de guías diversas leyes, estableciéndose un lapso mínimo de dos años.

El Tribunal Supremo de Justicia considera que los deberes matrimoniales de fidelidad y vida en común establecidos en el Código Civil, no son aplicables a la unión estable, con excepción del deber de socorro mutuo y los derechos alimentarios.

¿Cuáles de los efectos del matrimonio son aplicables a las “uniones estables de hecho entre hombre y mujer”?

  • En una relación estable de hecho se produce una presunción de comunidad y, para que obre la presunción de comunidad, se debe probar que se adquirió o aumentó un patrimonio durante la unión de hecho, y que durante el tiempo en que se formó o aumentó el patrimonio la parte interesada vivió en permanente concubinato con el otro concubino contra quien hace valer la presunción a su favor. La formación o aumento del patrimonio son derechos reales, es decir derechos sobre los bienes en comunidad, no importa que existan documentados a nombre de uno sólo de los concubinos, es parte de lo que se pide; basta por tanto, evidenciar la existencia de la unión concubinaria permanente ante el Juez competente.
  • En cuanto a los bienes, la unión estable de hecho o concubinato debe tener un régimen patrimonial al igual que el matrimonio, según el artículo 767 del Código Civil, es decir que, al igual que en el matrimonio, en un concubinato se genera un PATRIMONIO CONCUBINARIO, en este aspecto si se produce la equiparación a los efectos matrimoniales respecto a la conformación de un patrimonio común adquirido durante la unión.
  • La comunidad de bienes en la unión estable es una cuestión de hecho que debe ser alegada y probada por quien pretende la disolución y liquidación de la comunidad. En consecuencia, en caso de ruptura, es posible invocar las normas establecidas en el del Código Civil para lograr el resguardo de los bienes.
  • Además de los derechos patrimoniales sobre los bienes comunes, también se consagra una presunción de paternidad para los hijos nacidos durante su vigencia.
  • Con la equiparación de una unión estable de hecho a que se refiere la constitución no puede pretenderse la aplicación automática de todos los efectos del matrimonio. Por ello, no puede hacerse una declaración general que asimile ambas figuras, sino que debe distinguirse cuáles efectos le son aplicables. Así, respecto al uso del apellido por la mujer casada, que es un derecho que nace exclusivamente del acto matrimonial, no puede aplicarse en el caso de la unión estable, por cuanto el estado civil de las personas naturales se forma con el matrimonio y el nacimiento, y surge de manifestaciones de voluntad contenida en las actas del estado civil, así como las variaciones que se anotan al margen de la respectiva partida. Cuando se habla de los mismos efectos, no significa que la unión estable se convierte en matrimonio, sino que se le equipara, en lo que sea posible. En consecuencia, la unión estable no permite el uso del apellido del marido. Al no existir una partida de concubinato o de otra especie de unión estable, no es posible modificar el estado civil al de unido o concubino, por lo tanto, no puede haber cambio de apellido en ausencia de matrimonio.
  • En el caso que la unión se termine por la muerte de uno de los concubinos, surgen derechos sucesorales, siempre que la muerte ocurra dentro de la vigencia de la unión concubinaria.
  • Otros beneficios patrimoniales resultado de la equiparación: derecho de alimentos entre concubinos o unidos de manera estable; en caso de declaración de ausencia de uno de los concubinos, se podrá solicitar la pensión de alimentos.
  • Como un concubinato se equipara al matrimonio por mandato constitucional, es posible demandar la nulidad de la venta de bienes entre concubinos, tal como ocurre con el matrimonio.
    En caso de que hubieses permanecido unido con otra persona en concubinato y esta relación haya terminado, bien por mutuo acuerdo, abandono de tu pareja o muerte de la misma, en ASLEG ABOGADOS te ofrecemos asesoría especializada y multidisciplinaria en todo lo relacionado a lograr el reconocimiento judicial ante los tribunales competente de esta relación para que con ello puedas exigir los derechos que te reconoce la Constitución. Contáctanos y agenda tu cita.

Por ASLEG Abogados,

Abog. Gisela León López

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: