Divorcio por mutuo acuerdo en Venezuela

El divorcio es la ruptura del matrimonio en vida de ambos cónyuges, por pronunciamiento judicial. Es materia de orden público y una institución excepcional, pues viene a disolver el matrimonio, que permite en principio, el desarrollo de la familia como célula fundamental de la sociedad.

Por ello, el legislador estableció solo determinadas causales, con el fin de proteger al matrimonio como institución, y lograr la solidez económica como patrimonio familiar, y la estabilidad emocional que permita que los hijos, futuros ciudadanos del Estado, puedan crecer y formarse en un ambiente adecuado. Estas causales están contenidas en el Código Civil Venezolano.

Sin embargo, con el paso del tiempo y la evolución de la sociedad, han surgido otras formas de lograr la disolución del vínculo matrimonial, pero excepcionalmente por vía jurisprudencial.

Así, por una parte tenemos el divorcio instituido por el Legislador Civil (por mutuo acuerdo y el divorcio contencioso), y por la otra, el divorcio establecido mediante Jurisprudencia del Tribunal Supremo de Justicia (por desafecto).

En los casos del Divorcio por Mutuo Acuerdo, ha sido considerado como una solución al problema que representa la subsistencia del matrimonio cuando el vínculo se ha hecho intolerable, cuando ya está roto, aunque subsista legalmente, independientemente de que esa situación pueda imputársele a alguno o ambos cónyuges. En este supuesto, se intenta por una solicitud, y tenemos dos (2) modalidades:

-Alegando ruptura prolongada de la vida en común.

-Solicitando la Conversión de Separación de Cuerpos en Divorcio.

 

Divorcio 185-A (Ruptura Prolongada de la Vida en Común)

Es el divorcio comúnmente denominado “185-A” por estar previsto en el artículo 185-A del Código Civil, en el cual uno o ambos cónyuges, de común acuerdo, solicitan el divorcio, alegando (sin necesidad de prueba alguna), que tienen cinco (5) o más años separados de hecho:

“Cuando los cónyuges han permanecido separados de hecho por más de cinco (5) años, cualquiera de ellos podrá solicitar el divorcio, alegando ruptura prolongada de la vida en común.”

Es necesario que tengan cinco (5) o más años separados de hecho. Es un procedimiento corto, que pudiera tardar, salvo circunstancias excepcionales, de 1 a 2 meses.

Cuando lo solicita una sola de las partes, el Juez notifica a la otra de la apertura del procedimiento, y si, igualmente admite la separación de hecho, el Tribunal acuerda la disolución del vínculo matrimonial. Serán requisitos obligatorios presentar la partida de matrimonio en copia certificada, y la copia certificada de la partida de nacimiento de los hijos, si los hubiere.

Si los hijos son mayores de edad al momento de la solicitud, o no hay hijos, el Tribunal competente será el Tribunal de Municipio del último domicilio conyugal; pero de haber hijos menores de edad, el Tribunal competente será el que tenga competencia en Niños, Niñas y Adolescente (LOPNNA), del último domicilio. Pero en ningún caso, procederá el divorcio por este procedimiento, si existiese uno o varios hijos con edades menores o igual al objeto de la solicitud (5 años), púes con ello se demostraría que es falso la ruptura prolongada de la vida en común durante ese período.

De existir hijos entre los cinco (5) y diecisiete (17) años, deberá señalarse la modalidad para el cumplimiento de las instituciones familiares: patria potestad, régimen de convivencia familiar y pensión alimentaria.

Podrán además mencionarse los bienes y obligaciones habidos durante el matrimonio y la forma en la que quieren ser liquidados, pero el Juez no se pronunciará sobre ello, por lo que sólo quedaría como una declaración de los cónyuges. La partición de bienes será con posterioridad al divorcio.

 

Divorcio por Conversión de Separación de Cuerpos

Procede después de transcurrido un (1) año o más de decretada la separación de cuerpos entre cónyuges, siempre y cuando no hubiera reconciliación entre ambos (Artículo 185 del Código Civil). Puede solicitarse en cualquier momento, aunque se trate de un matrimonio reciente, pero previamente debe solicitarse la separación de cuerpos.

La separación de cuerpos, puede ser contenciosa o por mutuo acuerdo, y suspende la vida en común de los casados, de conformidad con lo dispuesto en los artículos 188 y 189 del Código Civil.

La Separación de Cuerpos Contenciosa procede por las mismas causales del divorcio contencioso, y debe intentarse por demanda. Una vez en juicio, si las partes llegan a un acuerdo, podrán solicitar al Juez la conversión en divorcio.

La Separación de cuerpos de común acuerdo, en cambio, procede cuando por mutuo consentimiento los cónyuges deciden separarse de cuerpos. En este caso, solo se suspende el deber matrimonial de cohabitar juntos, permaneciendo incólume el resto de sus obligaciones. Sin embargo, el vínculo matrimonial que los une persiste o subsiste. En este sentido, la separación de cuerpos es solamente una separación de hecho y no de derecho.

Los cónyuges de mutuo acuerdo solicitan al Juez de Municipio (si hay hijos mayores de edad o no hay hijos) o al de LOPNNA (si hay hijos menores), del último domicilio conyugal, que decrete su separación de cuerpos, sin necesidad de justificar la solicitud, y acompañando sólo la copia certificada de la partida de matrimonio, y de nacimiento de los hijos, si los hubiere. Excepcionalmente, podrán además solicitar la separación de los bienes y cargas de la comunidad. Una vez que la autoridad judicial conceda la separación de cuerpos, libera a los cónyuges de la responsabilidad de convivir.

La separación de cuerpos no es una situación definitiva y hasta tanto no se declare el divorcio, la pareja puede reconciliarse en cualquier momento, sin necesidad de pronunciamiento judicial; simplemente abandonando el trámite o así manifestándolo al Juez competente.

Sin embargo, pasado un (1) año o más, después de decretado el divorcio, uno o ambos cónyuges podrán solicitar la conversión de separación de cuerpos en divorcio, debiendo concurrir los siguientes requisitos:

  • Que exista entre los cónyuges separación legal de cuerpos declarada por decreto judicial (separación por mutuo consentimiento o consensual).
  • Que haya transcurrido, contado a partir de la declaración de separación de cuerpos, más de un año.
  • Que durante ese lapso no haya habido reconciliación entre los cónyuges.

Si uno de los cónyuges solicita la conversión en divorcio y el otro alega reconciliación, ésta última deber deberá ser probada, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 765 del Código de Procedimiento Civil.

Si no se demostrara la reconciliación, o ambas partes alegaran que no la hubo, el Juez deberá decretar la conversión de separación de cuerpos en divorcio, y en consecuencia, disuelto el vínculo matrimonial que los unía.

Para poder acudir a un tribunal a solicitar el divorcio, debes necesariamente ir asistido de abogado, quien deberá llevar el procedimiento hasta su total conclusión. Y, al tratarse de una solicitud de mutuo acuerdo, es una acción personalísima en la que las partes deben acudir personalmente con el abogado al Juzgado, o excepcionalmente ser representados mediante poder especial que contenga todas y cada una de las condiciones del divorcio, y de las instituciones familiares, en caso de hijos menores de edad.

 

Por ASLEG Abogados,

Abog. Rosana Bielinis Spada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *