Emprendimiento Empresarial en España

Si has tomado la decisión de constituir una empresa en España, deberás conocer los requisitos y trámites legales para poder lograrlo. Un aspecto clave es elegir la forma jurídica con la quieres empezar. Existen diferentes formas legales en la legislación española:

      • Sociedad Limitada (SL)
      • Autónomo
      • Cooperativa
      • Comunidad de Bienes
      • Sociedad Civil
      • Sociedad Anónima,
      • Sociedad Anónima Laboral

Sin embargo, las formas jurídicas más utilizadas, son la Sociedad Limitada (SL) o constituirse Autónomo.
En ambos casos, los trámites y requisitos dependerán de las exigencias que en particular quieras o sugieras para tu empresa, tales como denominación o nombre, el objeto, el capital, la responsabilidad de los socios, entre otras. Igualmente, deberás distinguir entre la inversión para la constitución de la empresa como tal, y la inversión como capital para la misma, así como la forma en que efectúes ese aporte.

1.- Sociedad Limitada (SL)

Para la constitución de ésta forma de empresa, necesitarás:

  • Certificado negativo de denominación social: Es el documento otorgado por el Registro Mercantil competente, que te habilita de manera exclusiva para el uso del nombre escogido para tu negocio, con todos los derechos inherentes al mismo. Para conseguirlo, tendrás que dirigirte al Registro Mercantil. Una vez liberado, deberás incorporarlo a los estatutos de la sociedad y registrarlo ante Notario Público en España.
  • Inversión inicial: Es un trámite bancario. Consiste en abrir una cuenta nueva en un banco de España con el nombre de tu empresa, con un ingreso inicial de 3.000 Euros como concepto de capital social, pudiendo ser menor si aportas bienes en especie. El certificado que emitirá el banco tendrás que depositarlo ante Notario en España. Este dinero quedará inmovilizado hasta que se presente nuevamente ante el banco, la copia de la escritura de constitución debidamente inscrita en el Registro Mercantil.

Otra opción distinta o complementaria sería a través de aportaciones no dinerarias. Al realizar aportaciones no dinerarias para constituir una S.L., la legislación mercantil exige que el notario describa estas aportaciones en la escritura de constitución, debiendo indicarse:

        • Los datos registrales del bien que se aporta. (vehículos, bienes inmuebles, o cualquier otro bien, debiendo señalarse la información de su correspondiente registro público).
        • La valoración en euros que se les atribuye a los bienes que se aportan.

Cabe mencionar que no es necesario presentar facturas de compra del bien aportado. No obstante, los socios que hayan realizado las aportaciones no dinerarias responderán solidariamente frente a la sociedad y frente a los acreedores sociales del valor del bien que se le haya atribuido en la escritura pública.

  • Es posible quitar esta responsabilidad solidaria al socio, si la aportación no dineraria es sometida a una valoración pericial. Este proceso implicaría un coste (costo) de tiempo y de dinero extra, ya que intervendría un experto designado por el registro mercantil para realizar un informe sobre la valoración del bien aportado.
  • Elaboración del Documento Constitutivo de la Empresa: Los estatutos y normas de la empresa deberán ser redactados por abogado para poder registrarse.
  • Escritura Pública de Constitución: Suscrito por los socios de la empresa y otorgado ante Notario Público, debiendo presentarse los siguientes documentos:
      • Original del El DNI o NIE de todos los fundadores, o del apoderado.
      • La correspondiente declaración de las inversiones al Registro de Inversiones del Ministerio de Economía y Hacienda, solo si hay inversores externos.
      • El original del certificado negativo emitido por el Registro Mercantil.
      • Los estatutos de la sociedad.
      • El certificado del banco que justifica la inicial aportación económica.
  • Emisión del NIF (número de identificación fiscal) Provisional: Lo necesitas para poder realizar cualquier actividad económica con tu nueva empresa, y es emitido por la Agencia Tributaria Española. Al momento de iniciar el trámite ante la Agencia Tributaria correspondiente, deberás presentar los siguientes recaudos:
      • Fotocopia del DNI o NIE de la persona que firma.
      • El modelo o forma 036 emitida por la Agencia Tributaria Española.
      • Fotocopia de los estatutos de la empresa.
      • La correspondiente alta en el Impuesto de Actividades económicas.
  • La inscripción provincial: Es la inscripción de la empresa en la provincia de España donde tenga su domicilio social, debiendo acompañarse con la solicitud:
      • Fotocopia del NIF provisional.
      • Fotocopia del certificado negativo de denominación social.
      • Fotocopia de los estatutos de la empresa.
  • Los últimos pasos:
      • Liquidar el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados. Este punto es clave, y determinará en gran medida cuál será el precio de la creación de una empresa.
      • Obtener el NIF definitivo: Dirigiéndote nuevamente a la Agencia Tributaria competente. Y si dispones de una marca para tu negocio, deberás registrarla.

Por último, deberás cotizar como autónomo propietario de la empresa y hacer frente a las obligaciones fiscales trimestrales y anuales correspondientes.

2.- Autónomo

El Autónomo puede ser individual, o constituido como empresa pudiendo incluso, tener empleados. Es una figura legal muy utilizada en España mediante la cual una persona física trabaja por su cuenta sin ser asalariado de una determinada empresa.
Si decides iniciar tu actividad como empresario autónomo, puedes beneficiarte de la bonificación en la cuota de la Seguridad Social, fijada en estos momentos en 50 euros para el primer año.
La responsabilidad del Autónomo es ilimitada, mientras que en las SL es, como su nombre indica, limitada. Significa que el autónomo respondería con todo su patrimonio personal por las deudas frente a terceros, a diferencia de la sociedad limitada, que responderá solo con el patrimonio de la sociedad.
Como Autónomo, deberás tramitar:

  • El alta en la Seguridad Social (Censo de Empresarios, declaración Censal, modelo 036)
  • El alta en la Agencia Tributaria competente (Impuesto de Actividades Económicas, IAE).
  • El registro del nombre comercial con el que quieras funcionar, ante la Oficina Española de Patentes y Marcas.

Finalmente, al igual que en las SL pero de manera más sencilla, deberás cumplir con obligaciones fiscales como el pago de IVA (Impuesto al valor agregado) y del IRPF (impuesto sobre la renta de las personas físicas), trimestrales y anuales.

3.- Procedimientos Comunes

En ambas formas legales, tales procesos pueden efectuarse personalmente por los interesados, o mediante instrumento poder otorgado a nuestros abogados en España, expertos en la materia.
En caso de efectuarse personalmente, nuestros abogados te asesorarán desde España o donde te encuentres, para poder realizar todo el procedimiento sin dilaciones ni equivocaciones. Y, en caso de ser mediante instrumento poder si te encuentras fuera de España, podrás enviarlo legalizado y apostillado, u otorgado ante el Consulado en España en el país donde te encuentres, con las formalidades y requisitos que expresamente te señalaremos, para que surta pleno valor en España.
En ASLEG Abogados, contamos con asesores legales ubicados en España, profesionales y especialistas en nuevas inversiones en la Comunidad Europea, quienes te asisten en todo lo relacionado con la constitución legal de tu empresa, y en el seguimiento de trámites gubernamentales, desde España o en el lugar donde te encuentres, para poder efectuar tú mismo todo el procedimiento sin dilaciones ni equivocaciones, o por representación, mediante instrumento poder.

Por ASLEG Abogados,
Abog. Sergio Bielinis

Deja un comentario