la nacionalidad italiana

La nacionalidad italiana

Si tienes nacionalidad italiana, no necesitas visa para transitar, estudiar, vivir y/o invertir en cualquiera de los estados miembros de la Unión Europea.


Actualmente en Italia el moderno concepto de ciudadanía se encuentra regulado por la Ley 5 de febrero de 1992 n. 91. La ciudadanía italiana puede adquirirse de la siguiente manera:

  • Por iure sanguinis (lazos sanguíneos), es decir si se nace de o se es adoptados por ciudadanos italianos.
  • Por iure soli (por el territorio), que es una posibilidad residual de adquirirla si se es nacido en territorio italiano de padres apátridas o de padres desconocidos que no puedan transmitir su propia nacionalidad según la ley del estado de procedencia.
  • Por solicitud de un extranjero con por lo menos diez años de residencia en Italia, previo cumplimiento de determinados requisitos (tener medios suficientes para su sustento, no tener antecedentes penales, ni tener motivos que lo impidan por razones de seguridad de la República).
  • Por matrimonio, teniendo que ser reconocida por el prefecto de la provincia de residencia del solicitante.
    La nacionalidad italiana también puede ser revocada en los casos expresamente previstos por el artículo 10 bis de la Ley 91/1992.

 

La documentación necesaria para adquirir la nacionalidad italiana, varía según el tipo de solicitud, es decir, si es por residencia, por matrimonio o por las otras causas ya mencionadas.

 

Ciudadanía Europea

Cada ciudadano de un país miembro de la Comunidad Europea, además de la ciudadanía del país de origen, posee la ciudadanía europea que comporta una serie de normas y derechos bien definidos, agrupados en las siguientes categorías:

  • La libertad de circulación y de residencia en todo el territorio de la Unión.
  • El derecho a la asistencia sanitaria en cualquier estado miembro.
  • El derecho de votar y de ser elegido en las elecciones municipales y en las del Parlamento Europeo en el estado miembro de residencia.
  • La protección por parte de las autoridades diplomáticas y consulares de cualquier estado miembro en un tercer país en el que el estado de cuya nacionalidad goza la persona, no se encuentre representado.
  • El derecho de dirigir peticiones al Parlamento Europeo y ejercer recursos ante el mediador europeo.

 

En Asleg Abogados te asesoramos y te asistimos en tu proceso de solicitud de la ciudadanía italiana, sea en territorio italiano o a través de la oficina consular correspondiente, en el país en que te encuentres.

Deja un comentario