LOS “NIÑOS INVISIBLES”: Hijos de venezolanos, nacidos en España

Los hijos de venezolanos nacidos en España aunque no son apátridas en cuanto a derecho se refiere; al no poder contar con un pasaporte venezolano y no poder optar a la nacionalidad española en virtud de que España se rige por el principio del “Ius sangunis”, sufren las mismas consecuencias, como si de apatridia se tratase.

 

LOS “NIÑOS INVISIBLES”

 

¿Qué es la apatridia?

La apatridia es una condición, por la inexistencia de lazos entre un Estado y un individuo. Un apátrida es una persona que no es reconocida por ningún país como ciudadano conforme a su legislación. Esto se traduce en que una persona apátrida no tiene la nacionalidad de ningún país debido a razones legales o de discriminación.

Los niños sin patria, son afectados por un abismo legal apenas nacen, y pasan la mayor parte de sus vidas combatiendo las desigualdades colaterales. Incluso en algunos países no es posible registrar el nacimiento de niños que se encuentren en este limbo circunstancial, lo que los convierte en “niños invisibles” ante los ojos de las naciones, condenándolos a potenciales abusos, carencias y al rechazo.

 

Estadísticas de Migraciones

A principios del año 2019,  España ya contaba con 323.575 inmigrantes provenientes de Venezuela. Para el segundo semestre del año el éxodo del país caribeño había llevado 35.652 nuevas personas, según la Estadística de Migraciones del INE. No obstante según los expertos los datos de inmigrantes venezolanos en Madrid subestiman el tamaño real de la comunidad.
La ONG Refugiados Sin Fronteras presentó un informe técnico en el cual indican que la cifra asciende a los 500.000 venezolanos; y como dato resaltante y denuncia cardinal señalan que el 17,4% de los venezolanos en España ha tenido hijos que son “apátridas”, con la deficiencias de derechos que esto supone.

 

¿Nacionalidad Venezolana?

Entendiendo la nacionalidad como el vínculo específico que ata a una persona con un Estado y que contiene una doble implicación en sí misma, pues ella determina la pertenencia de ese sujeto a dicho Estado, y le da el derecho a reclamar la protección del mismo, y manejándolo como un derecho universalmente reconocido, contenido dentro de la constitución nacional, con un criterio abarcativo debido a que admite la adquisición de la nacionalidad venezolana tanto por el Ius Soli (Derecho de suelo) como por el Ius Sanguinis (Derecho de sangre).

Resulta incontrovertible entonces, la existencia de un manto protector que otorgó el constituyente a los hijos de padres venezolanos, quienes adquieren de pleno derecho la nacionalidad, (y más aún ante la imposibilidad de acceso a la nacionalidad española, la cuál se basa estrictamente en el Ius Sanguinis); es decir, haber nacido en España no les da el derecho de adquirir la nacionalidad española, por lo que en la actualidad los precitados niños, se encuentran igualmente desprovistos de los instrumentos probatorios de la nacionalidad, como es el caso del Pasaporte, obstaculizando de hecho los beneficios fundamentales que dimanan de la nacionalidad.

 

Niños sin pasaporte

En la actualidad estos niños nacidos en España, aunque no son apátridas en cuanto a derecho se refiere; al no contar con el pasaporte de ley debido a la falta de respuesta por parte de las autoridades consulares venezolanas, padecen los males como si de apatridia se tratase; Ya que como es sabido en todos los países del mundo, los trámites deben hacerse con un pasaporte vigente, y su carencia significa la imposibilidad de movilidad y la denegatoria automática de cualquier clase de autorización de residencia.

El gobierno español, trabaja en brindar acceso a la salud, y educación a los niños que se encuentran en esta situación compleja, hasta tanto les sea emitido el documento respectivo que acredite su identidad, conforme a lo preceptuado por la legislación venezolana.

Deja un comentario